La verdadera competencia del streaming es por la nostalgia

«El objetivo es convertirse en HBO mucho más rápido de lo que HBO puede convertirse en nosotros», decía en 2013 Ted Sarandos, el jefe de contenidos de Netflix responsable de House of Cards y de todas las series originales que le siguieron.

Por aquel entonces, cuando comenzaba a agudizarse la transición de la TV hacia el video on demand, Netflix se volvía sinónimo de momentos de esparcimiento, libres de la «cárcel de la insatisfacción» -como supo decir Reed Hastings, CEO de Netflix, en el mismo artículo. La tendencia es bien clara: en estos cinco años el promedio de tiempo mirando televisión en EE.UU. bajó casi 40 minutos y hoy se ubica en las 3 horas con 50 minutos.