martes 21 de agosto

La vida de Lula en la prisión que él inauguró

Luiz Inácio Lula da Silva pasó su primera mañana como prisionero con un desayuno que consistió en pan con mantequilla y café.

El mismo domingo 8 de abril, un día después de su arresto, miró la final entre Corinthians, el equipo al que apoya, y el rival Palmeiras. Corinthians ganó en penaltis.


Lula, de 72 años, no es cualquier prisionero: afuera de la prisión hay una placa que celebra la inauguración del edificio en 2007 y el nombre del expresidente está inscrito en ella.

Brasil ha comenzado a lidiar con la realidad del arresto de Lula, quien se entregó a las autoridades el sábado, dos días después de que el Supremo Tribunal Federal indicara que podía ser encarcelado por una sentencia de doce años por corrupción y lavado de dinero incluso pese a que siguen pendientes proceso de apelación.

Dejar un comentario