16.6 C
Buenos Aires
viernes 24 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La voz argentina y el jurado evangelista

“Yo creo en Dios, yo creo en el amor de mis hijos, en mi mamá, yo creo en los milagros y en el recuerdo de mis abuelos” sermonea el cantante Ricardo Montaner en “Yo creo”, el tema que siempre acompañó a su amigo personal Daniel Scioli ya desde su primera candidatura a gobernador bonaerense. En 2015, el venezolano volvió a interpretarlo en público en el acto de cierre de aquella campaña presidencial de la fe, la esperanza, la fuerza, el coraje, el aborto que el candidato le pidió hacerse a su amante Gisela Berger y la “seguida para adelante” a pesar de los obstáculos, con Karina Rabolini firme junto al Mesías. Esa tarde Montaner también cantó “Himno a la victoria”, el rezo oficial de aquella gesta que fusiona folklore, tango y coros celestiales para homenajear “al corazón obrero, la lealtad y el pensamiento”. Pensamiento, sí. Eran días en los que desde la agrupación Carta Abierta el sociólogo Horacio González se preguntaba si la política cultural del motonauta iba a ser Pimpinela. La respuesta era peor.

Derrotado en las urnas y escondido en Brasil, Daniel Scioli parece gestionar aún hoy una política cultural que por estos días es estética dominante en la televisión: el evangelismo espectacularista y ultrafamiliarista que noche a noche despliega el ciclo “La voz argentina” en Telefe. Con números de audiencia dignos de una misa multitudinaria, el concurso de talentos tiene a Montaner padre y a dos de sus hijos varones, Mau y Ricky, en el jurado. Allí, ante el desfiladero de participantes y sus historias de vida, suelen asomar las referencias supraterrenales, el sentimentalismo sacrificial y la ponderación a un más allá en el que no hay ni ganadores ni perdedores: “en el reality del Señor”, el juicio final sólo depende de Él. A modo de ejemplo, el paso de la cantante Luciana Irigoyen. A comienzos de julio y ante la pregunta del intérprete de “Oye mi cachita”, Irigoyen se refirió a la reciente muerte de su madre, que falleció en sus brazos mientras ella le cantaba, justamente, “La gloria de Dios”. Grabado hace casi una década por Montaner y Eva Luna, su hija mujer, el tema en cuestión invita a militar por el supremo, garante del descanso y el pan abundante. Sólo en Youtube, el videoclip oficial del dúo entre padre e hija acumula casi 400 millones de reproducciones y cerca de 90 mil comentarios de fieles convencidos.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)