11.4 C
Buenos Aires
domingo 16 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Larreta juega al límite y se aleja de su zona de confort

Así como decidió alimentar la batalla judicial por las clases presenciales, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, optó este martes por redoblar la apuesta y desconocer un revés que esperaba. Apenas el juez federal Esteban Furnari dejó sin efecto la decisión de la cámara contenciosa porteña de mantener las escuelas abiertas, el alcalde resolvió ignorar la medida y esperar a que la Corte Suprema concluya la novela. Aprovechará el compás de espera para demostrarle a su electorado que hará «todo lo posible» para evitar las clases virtuales, aunque sea por dos semanas, pero también quiere dejarle en claro al PRO y a sus socios de Juntos por el Cambio que, si es necesario, está dispuesto a alterar la moderación que construyó durante años.

En su entorno se encargaron de aclarar que se trató de una decisión personal, cuando el alcalde porteño siempre recurre a una mesa chica para adoptarlas. En este caso, el mecanismo no fue distinto, pero la diferencia que remarcan en la sede porteña es para diluir la influencia que le adjudican al expresidente Mauricio Macri y a la titular del PRO, Patricia Bullrich, en el endurecimiento de sus posiciones. Larreta ya reconoció públicamente que en estos días mantiene una comunicación más fluida con ambos, pero ahora se encargará de ponerse más al frente de la contienda política y judicial con el Gobierno. Debe hacerlo, admiten en el PRO porteño, porque si retrocede corre el riesgo de que el ala dura lo castigue como venía haciéndolo desde el año pasado. En este momento, hay incógnitas sobre la eficacia de la estrategia para sumar nuevos adherentes a partir de la pelea con la Nación, pero no hay dudas de que ha servido para contener a los propios.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)