domingo 14 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Las activistas que dejaron sin anuncios a la web de Steve Bannon van ahora a por Fox News

Breitbart News fue una pieza clave de la maquinaria de desinformación que llevó a Donald Trump al Despacho Oval. El medio ultraderechista fundado por Steve Bannon, asesor estrella de Trump en su carrera presidencial y más tarde estratega jefe de la Casa Blanca hasta su despido en 2017, diseminó ataques antisemitas contra sus rivales, dio alas al proyecto del muro de México y quitó hierro a las manifestaciones nacionalistas blancas del movimiento MAGA (acrónimo de Make America Great Again) y a su carácter homófobo.

En cuanto Trump ganó las elecciones, la consultora Nandini Jammi y el publicista Matt Rivitz, buenos conocedores de los entresijos del mercado publicitario digital, decidieron que tenían que hacer algo para frenar la difusión de contenidos dañinos para la sociedad. Así nació la campaña Sleeping Giants. Se pusieron en contacto de forma anónima con las empresas que se anunciaban en Breitbart para recordarles que sus marcas se exhibían en un portal que incitaba al odio y promovía la violencia.

También decidieron llamar a los intermediarios de publicidad digital, o ad exchanges, que nutrían de anuncios a la web de Bannon. Les expusieron el tipo de contenidos que se publicaban en el portal y les mostraron que infringía su política de contratación al promover el odio, algo que queda tajantemente prohibido en los términos y condiciones de estas plataformas. Uno tras otro fueron dejando de prestar sus servicios a Breitbart. Los ad exchanges, como Google Ad Exchange, OpenX o App Nexus, son empresas tecnológicas que intermedian entre los anunciantes y los editores de contenidos para colocar publicidad personalizada. Son la principal puerta de entrada de la publicidad digital para cualquier web que, como los medios de comunicación, esté interesada en contar con esa vía de ingresos.

elpais.com  (elpais.com)