Las armas convencionales que “involuntariamente” podrían desatar una guerra nuclear

La línea cada vez más borrosa entre las armas nucleares y convencionales está aumentando la amenaza de una guerra nuclear.

Las armas nucleares y no nucleares nunca han estado completamente separadas unas de otras.


El bombardero B-29, por ejemplo, fue diseñado y construido para lanzar misiles convencionales. Pero el 6 de agosto de 1945, uno de estos aviones, el Enola Gay, lanzó un arma nuclear en la ciudad japonesa de Hiroshima.

74 años después, nueve países poseen ahora miles de armas nucleares, que se están mezclando cada vez más con las no nucleares.

La reserva mundial de armas nucleares se redujo desde su máximo histórico de alrededor de 64.000 en 1986, pero algunas armas contemporáneas son unas 300 veces más poderosas que la bomba que cayó sobre Hiroshima.