Las cámaras de reconocimiento facial se están enfrentando a un inesperado obstáculo para poder inundar las calles de todo el mundo: las personas

«La tecnología de reconocimiento facial se está metiendo en nuestras vidas. Voy a ir a juicio para detenerlo», escribe Ed Bridges en un artículo de opinión para The Guardian.

Bridges, un ciudadano de Cardiff, se ha enfrentado a la policía de Gales del Sur con una demanda por haber tomado su imagen con un sistema de reconocimiento facial mientras caminaba por la calle.


«No era sospechoso de un crimen y no estaba en ninguna ‘lista de vigilancia’ criminal – yo era sólo una de las miles de personas que estaban caminando a la vista de las cámaras de reconocimiento facial de la policía ese día», denuncia.