Las empresas y los nexos con un proveedor del Estado que no declara Aníbal Fernández

«No tengo testaferros, el BMW está a mi nombre. Me rompo el alma como profesional trabajando en la actividad privada”. El senador Aníbal Fernández asegura que vive del ejercicio de la abogacía. Por eso, dijo, pudo comprar el BMW modelo 2013 valuado en más de $ 700 mil que le robaron hace días.

Aníbal ejerce en el estudio GKL&P Abogados, pero sus nexos con la actividad privada irían más allá del derecho. En sus declaraciones juradas, no reconoce participación en empresas, pero hay dos compañías cuyos vínculos con el senador son llamativos: una empresa de biotecnología llamada Biotransgen SRL y una estación de servicio, Palo Verde SRL, como revela PERFIL en esta nota, tras consultar fuentes oficiales y allegadas al senador, y tras acceder a documentos oficiales y realizar pedidos de informes a organismos públicos.


En Biotransgen SRL participan su hijo Facundo Aníbal Fernández y uno de sus históricos funcionarios, Lucas Gaincerain. En la estación de servicio Palo Verde SRL, los accionistas son, otra vez, su hijo, y Néstor Venancio Zabala, padre de Silvina Zabala, la pareja y mano derecha de Aníbal. Ella también es funcionaria.