Las «fake news» mueven 212 millones de euros al año: así funciona la maquinaria del fango

Las fake news son un instrumento potente. Pueden desestabilizar gobiernos, cambiar la opinión del electorado e influir en las opiniones de los consumidores. Sus efectos son conocidos, pero no tanto los sujetos que llevan a cabo estas acciones al difundir información falsa de sitios web y cuentas sociales y que facturan millares de euros.

Este es un mercado real que, según las estimaciones del Global Disinformation Index, mueve 212 millones de euros al año. ¿Cómo? A través de la publicidad, colocada en webs a menudo a costa de las empresas anunciantes, que a través de sus banners atraen enormes recursos a los bolsillos de aquellos que juegan con la verdad para lucrarse.