Las fake news ya no vienen de Facebook: los memes de Instagram son ahora mucho más peligrosos

Las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos estuvieron marcadas por dos hechos extraordinarios: la candidatura de Donald J. Trump por el Partido Republicano y el rol de Facebook en la distribución de noticias falsas y desinformación. La combinación de ambos factores derivó en uno de los mayores escándalos recientes sobre privacidad en la red, utilización de datos personales por las grandes compañías tecnológicas y manipulación electoral. Cuatro años después, las circunstancias son distintas. Facebook ya no es el primer motivo de preocupación durante unas elecciones. Ahora lo son los meses de Instagram.