Las grandes ambiciones de China se están haciendo realidad pero ¿a qué costo?

Hace tan sólo 30 años, Shenzhen era un pueblo de pescadores rodeado de arrozales.

Luego vino un plan para construir la primera zona económica especial de China que permitía inversiones extranjeras, y del tranquilo paisaje rural crecieron negocios privados y fábricas que con el tiempo se transformaron en una ciudad.


Ahora Shenzhen, con una población de 12 millones, es solo una parte de una gran área urbanizada que corre por el delta del río Pearl.