16.6 C
Buenos Aires
martes 27 de octubre de 2020
Periodismo . com

Las mil y una formas que tienen los narcos para decir «droga»

Suena el teléfono. «¿Tenés helado de menta?», pregunta una voz masculina. Otro celular se activa: «Ahí va la torta para el cumple, sí, de un kilo», dice alguien. Los pedidos están lejos de tener que ver con el delivery de alguna heladería o de una confitería: son parte de las escuchas que figuran en causas de venta de drogas. Entre abastecedores minoristas y vendedores en las calles, las drogas tienen mil nombres con los que se intenta ocultar que se habla del producto clave de la operación ilegal. En las transcripciones de los juzgados se pueden encontrar frases en las que se comercian «empanadas», «libros», «vacío con papas», «lechuga» o «verdura», conversaciones que quedan desenmascaradas cuando el mismo interlocutor «vende» todos esos productos casi a la vez…

Los narcos dan por hecho que sus líneas de comunicaciones están interceptadas. Intentan entonces hablar con claves. Sin embargo, ese enmascaramiento del lenguaje a veces les sirve de poco, pues la sola aparición de esos mensajes en los teléfonos bajo observación judicial aporta indicios que son usados en las causas, junto con otras pruebas, para dar por cierta la comercialización de drogas.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)