Las mujeres no se ven, no se pueden tocar instrumentos musicales ni usar celulares: así se vive en territorio controlado por el Talibán en Afganistán

En Sangin, encontré dos docenas de hombres que estaban sentados, con las piernas cruzadas, en el suelo de un complejo hecho de barro.

Bajo la luna llena, sus turbantes negros proyectaban profundas sombras sobre sus rostros quemados por el sol.


Se trataba de las fuerzas especiales del Talibán: la Unidad Roja.

Se encontraban en silencio, con sus ametralladoras M4, mientras escuchaban las historias sobre la guerra que les contaba su comandante, Mullah Taqi.