lunes 8 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Las olas de calor tienen un efecto dramático e inesperado a nivel social: muchos más crímenes

El calor que se vive estos días en España es insufrible. Las temperaturas han alcanzado hasta los 44º en algunas regiones, un horno que no parece apagarse nunca. Con 32 provincias en alerta naranja, dormir se ha convertido en una hazaña. Las recomendaciones ya las sabemos: estar hidratado y no salir a la calle durante las horas más calurosas. Y sin embargo, es imposible acabar con esta irritabilidad consecuencia de la agobiante ola de calor. Si bien sobreviviremos como buenos guerreros y guerreras, la salud mental sí se está resintiendo estos días.

El calor nos hace estar de mal humor. Básicamente porque estamos incómodos, pegajosos, sofocados y aún así tenemos que seguir con nuestros quehaceres diarios. La ciencia lleva años vinculando el aumento de las temperaturas con cambios en nuestro estado de ánimo. Hay estudios que demuestran que la gente toca más el claxon de los coches cuando hace más calor. Otras investigaciones sugieren que los policías son más agresivos con altas temperaturas.

Las consecuencias pueden ser más graves incluso. Un estudio estadounidense comprobó que cuanto más calor hace, más agresiones y homicidios se producen. En España, hace no mucho, un informe vinculaba las olas de calor con un aumento del riesgo de feminicidio en un 40%.

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)