25.3 C
Buenos Aires
domingo 17 de enero de 2021
Cursos de periodismo

¿Las otras feministas?

Diversas autoras han desarrollado una crítica profunda al paradigma feminista contemporáneo. Frente al llamado “feminismo mainstream” y a la escisión entre cuestiones de género y de clase, proponen una visión alternativa que ha tocado las fibras íntimas de las actuales luchas de género. Para muchos, se trata lisa y llanamente de “antifeministas”. Sin embargo, otras voces las consideran vitales para poner en tensión algunas “verdades” que podrían estar siendo aceptadas de manera monolítica. Camille Paglia, Jessa Crispin y Catherine Millet son “las malas de la película”.

Camille Paglia, Christina Hoff Sommers, Caitlin Moran, Germaine Greer, Jessa Crispin, Catherine Millet. Voces disidentes dentro de una doctrina que se enfrenta a sí misma. Impetuosas críticas de lo que llaman “victimización de la mujer”, ponen el dedo en la llaga del feminismo. Ese feminismo que está hoy, por fin, en boca de cualquier mortal que entienda que todos los modelos renovadores deben cargar con su cuota de radicalidad y, decididamente, de insatisfacción. ¿Pero qué ocurre cuando el movimiento parece virar a un feminismo que limita la identidad al género? ¿O a un feminismo de mercado impulsado por el marketing? ¿Discutiremos sobre qué princesa Disney es la más feminista o si la Mujer Maravilla logra verdaderamente empoderar a las mujeres? Estas intelectuales de renombre y un largo haber de publicación de ensayos e investigación académica, resultan paradójicamente de una incorrección política como pocas. Lejos de esgrimir un discurso académico, no se escudan en circunloquios para no ofender. ¿Dicen lo que nadie quiere escuchar o lo que nadie se atreve a decir? Su crítica apunta a evitar que la conversación cultural del movimiento feminista se vuelva una idea blanda y prosaica, un “feminismo de cotillón”. Rechazan todo el envoltorio comercial de la corriente femenina y su transversalidad. Toda la estructura del modelo, afirman, se apoya en una base patriarcal. Es necesario, por ende, repensar todo desde la base. Tanto lo político (el mundo democrático, el orden capitalista) como lo marcadamente social (la familia, el trabajo) deben ser puestos en cuestión.

nuevarevistasocialista.com  (www.nuevarevistasocialista.com)