15.4 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Las palomas y Bullrich: el miedo a la mancha venenosa

Libre de responsabilidades de gestión, la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich, intenta capitalizar al electorado más duro apelando al antikirchnerismo más radical y negándose al diálogo amable que proponen algunos de sus socios dentro de Juntos por el Cambio; las acusaciones contra el Gobierno nacional de pedido de coimas a Pfizer y el fogoneo para incentivar movilizaciones durante la segunda ola de coronavirus desgastaron sus objetivos políticos y encontraron detractores en su propio espacio. Así, la enfrentan -aunque de manera silenciosa- los sectores moderados de la oposición conducidos por María Eugenia Vidal y Elisa Carrió, además del Grupo Dorrego y la Unión Cívica Radical (UCR), que controlan algunos distritos de la provincia de Buenos Aires. “Viene derrapando hace un tiempo”, apuntan.

Cuatro fuentes de la oposición que trabajan en la Cámara de Diputados y en el Senado bonaerense y otras de municipios de gran peso electoral en la provincia de Buenos Aires describieron la molestia que les causa Bullrich por la forma en la que se mueve, llevando al extremo su posición anti gobierno. Creen que su discurso no suma en tiempos de crisis como la actual y que sobrepasó los límites al haber acusado a Alberto Fernández y a su exministro de Salud Ginés González García de pedir un retorno para garantizar la provisión de vacunas a la Argentina. Y recuerdan, también, su propuesta de entregar las Islas Malvinas en una negociación, algo que más tarde salió a desmentir, y las reiteradas convocatorias a movilizaciones en tiempos de aislamiento por crecimiento exponencial de contagios de covid-19 que eleva, consecuentemente, el número de muertes.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)