Las probabilidades de fallecer son el doble si la angioplastia se realiza en sábado o domingo

Aunque con frecuencia no se tiene otra opción cuando alguien se somete a una intervención coronaria percutánea (ICP), una nueva investigación sugiere que realizarla en un fin de semana podría ser más riesgoso.

El estudio reportó que las personas hospitalizadas en fin de semana para una IPC tenían el doble de probabilidades de fallecer que las hospitalizadas en los días de semana.


La IPC, también conocida como angioplastia, es un procedimiento en el que se abren los vasos sanguíneos estrechados o bloqueados mediante el uso de un tubo fino (un catéter). El tubo se inserta en un vaso sanguíneo (normalmente en la parte superior del muslo) y se lleva con cuidado hasta el corazón. En caso de que sea necesario, se infla un balón para abrir la arteria estrechada o bloqueada. Y se puede dejar un tubo de malla o de metal llamado dilatador (stent) para hacer que el vaso sanguíneo se abra, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.

El nuevo estudio contó con la información de casi 1.3 millones de procedimientos de IPC realizados en Estados Unidos. Las IPC se realizaron entre 2004 y 2013.

Las hospitalizaciones durante el fin de semana fueron en torno a un 12 por ciento en 2004. En 2013, esa cifra fue del 21.5 por ciento, según el estudio.