viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Las pruebas PCR para COVID-19 no son muy útiles. Debemos enfocarnos en las pruebas rápidas de antígenos.

Todo lo relacionado con las pruebas de diagnóstico del COVID-19 parece ser demasiado complicado. No es de extrañar que los estadounidenses estén confundidos, y cada vez más molestos. Por esa razón, proponemos una manera de simplificar nuestra estrategia: dejemos de lado las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por su sigla en inglés) en favor de las pruebas rápidas de antígenos.

Durante la mayor parte de la pandemia, a los estadounidenses se les ha dicho que las pruebas PCR son el estándar de excelencia. Pero en la mayoría de las situaciones no es así. Idealmente, los resultados de las pruebas de coronavirus deberían guiar las acciones relacionadas con el aislamiento, los viajes, las interacciones sociales o incluso el momento oportuno para buscar opciones de tratamiento. Las pruebas PCR no funcionan para ninguna de estas cosas, por dos razones.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)