lunes 26 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

Las razones de la sorpresiva decisión de Angelici

En la esquina de Villafañe y Del Valle Iberlucea, un grupo de hinchas grita entre lágrimas: “¡No se vaya Carlos! ¡Que se vaya el presidente! ¡Lo queremos en Boca para siempre Virrey!”. “ No se preocupen. Gracias a ustedes por tanto cariño” llega desde el otro lado del portón metálico que los separa. Es la voz de Carlos Bianchi, inconfundible, la que vuela en el aire de la oscura tarde/noche de La Boca. Lo que se oye no es otra cosa que las últimas palabras del técnico más ganador de la historia del club, que debió irse de Casa Amarilla y dejar Boca, su Boca, porque la Comisión Directiva decidió echarlo.

Pero la crónica de una jornada histórica comenzó a escribirse en la noche del miércoles. Tras la caída ante Estudiantes en La Plata, todo el Mundo Boca sucumbió y los dirigentes se organizaron para reunirse en el Hotel Madero para recibir allí al DT y finalizar su vínculo. Pero todo se canceló porque Daniel Angelici no le atendió el teléfono a ninguno de sus pares. Eso molestó a varios dirigentes, que siguieron conversando en la madrugada.

clarin.com  (www.clarin.com)