viernes 21 de septiembre

Las razones del desplome de los mercados emergentes

Monedas en picada, inflación al alza, inversionistas nerviosos: el pánico financiero parece estar arrasando de nuevo con algunas de las economías en desarrollo del mundo.

La marcada caída de monedas, acciones y bonos de mercados emergentes contrasta muchísimo con la situación reinante en Estados Unidos, donde el mercado al alza se ha mantenido durante casi una década con condiciones económicas sostenidas. Las tasas de interés más altas que Estados Unidos ofrece y la posición más sólida del dólar han provocado un nuevo equilibrio en los riesgos y las recompensas para los inversionistas de todo el mundo, y actúan como una especie de imán financiero que los aleja de inversiones más riesgosas.


En otras ocasiones que hemos visto una situación así, como en la crisis del peso mexicano en 1994, la caída del bat tailandés en 1997 y el incumplimiento ruso de 1998, los inversionistas tuvieron que lidiar con los efectos de los problemas de un país en los demás, como la lentificación del crecimiento económico o tensiones en el mercado.

Hasta ahora en 2018, este tipo de contagio ha sido casi inexistente.

El torbellino ha arrasado con economías tan variadas como las de Argentina, Rusia, Sudáfrica y Turquía, aunque cada una ha perdido atractivo por distintas razones, y el trastorno todavía no ha generado ansiedad con respecto a las principales economías ni los mayores mercados del mundo.

Estos son los problemas clave que enfrenta cada uno de esos países.

Dejar un comentario