miércoles 29 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Las redes sociales empiezan a remunerar los contenidos

«Vamos, corre si quieres salvar la vida», se burla Summer Solesis, mirando en contrapicado a la cámara. «¡No tienes ninguna posibilidad contra mis gigantescos pies de la talla 45!». De pie ante su teléfono, finge pisar al espectador, que tiene el efecto aproximado de que Solesis es una «giganta de pies sucios que se dedica a aplastar los hombrecitos que infestan su casa», como reza el texto de uno de sus vídeos. La calidad de la producción es baja, pero a los espectadores no parece importarles. «Un aplastamiento inolvidable», elogia Sven, un fan, en los comentarios.

Solesis, una simpática floridana de 26 años, se reinventó a sí misma online como «diosa de los pies» el pasado mes de marzo, después de que la covid-19 diera al traste con su trabajo en un restaurante. «Mi madre siempre me dijo que tenía unos pies bonitos», afirma. Así que «me dije, bueno, vamos a ver si Internet opina lo mismo». Y así fue.

En Instagram consiguió 20.000 seguidores. Algunos ofrecían dinero por fotos y vídeos personalizados. Unos meses después se unió a OnlyFans, una plataforma de suscripción con sede en Londres. Unas 50 personas de todo el mundo pagan 10 dólares al mes por el suministro de noticias de Solesis, lo que supone unos 5.000 dólares al año después de que OnlyFans se quede con su comisión del 20%. Ella consigue duplicar más o menos esa cantidad con las propinas y el merchandising, calcetines sucios incluidos (10 dólares por día de uso).

lavanguardia.com  (www.lavanguardia.com)