15.4 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Las redes sociales no sólo hacen el mal. En India están siendo imprescindibles para salvar vidas

Cuatro años después de la elección de Donald J. Trump, The New York Times publicaba una columna de opinión titulada: «Facebook ha sido un desastre para el mundo». La frase resumía bien el sentir general de buena parte del pensamiento liberal/progresista para entonces. Las redes sociales habían «roto la democracia», acrecentando la polarización, facilitando las cámaras de eco y distorsionando la frontera entre la propaganda, la información y la falsedad. Las redes sociales eran El Mal.

Pero no siempre.

El caso indio. En determinadas circunstancias, aquel ideal tan ingenuo bajo el que nacieron algunas de las plataformas más populares de nuestro tiempo («conectar a la gente») ha resultado ser cierto. Tenemos un ejemplo cercano en India. Las instituciones públicas han sucumbido a una epidemia de proporciones inéditas en el resto del mundo. En su pico de contagios, India reconocía más de 360.000 casos diarios. Su número de fallecidos per cápita es ya el mayor del mundo. Los hospitales, precarios, han ofrecido escenas dantescas, con personas «ingresadas» en la calle.

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)