lunes 17 de diciembre

Las sombras del “mindfulness”

Miles de publicaciones de universidades como Harvard, Oxford o el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han estudiado los efectos de la atención plena (conocida como meditación mindfulness) en el bienestar general, en la salud y en el rendimiento mental. Personalidades como Hillary Clinton, Oprah Winfrey, Arianna Huffington, Daniel Goleman o Warren Buffett se refieren a esta actividad como indispensable en su día a día. Leemos sobre su aplicación en parvularios y en las más importantes escuelas de negocios del mundo. En la NBA y en el Foro de Davos. En el ejército estadounidense y en Silicon Valley.

Lo que se hace ahora no tiene mucho que ver con lo que inventaron los budistas. No existe una definición universalmente delimitada y consensuada para ‘mindfulness’. Pero una de las ideas que más ha calado suele incidir en el bienestar que produce un estado mental libre de juicios, centrado en el aquí y el ahora.


De origen budista, esta meditación fue popularizada en Occidente en los años 70 por Jon Kabat-Zinn, reputado profesor de Medicina en la Universidad de Massachusetts, que cambió su contexto exótico y orientalista por el hospitalario y empezó a aplicarlo a pacientes con ansiedad, dolor crónico o estrés, convirtiendo el mindfulness en una intervención terapéutica revolucionaria.

Dejar un comentario