martes 17 de julio

Las verdaderas razones del portazo de Manguel

Esta semana se concretó algo que, acaso, parecía ser solo una cuestión de tiempo: Alberto Manguel abandonó su cargo de director de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. La renuncia, sin embargo, no fue motivada –o al menos así lo aseguró el mismo Manguel y el ministro de Cultura, Pablo Avelluto– por el creciente malestar que venía manifestando, incluso en público, por el bajo presupuesto y las trabas burocráticas, sino por motivos de salud. Cinco años atrás había padecido un cáncer y ahora dijo que su oncólogo le recomendó abandonar el trabajo.

No obstante, dentro de la Biblioteca Nacional circulan otras versiones. Tanto la gente del gremio como otras fuentes importantes dentro de la institución aseguran que es muy probable que Manguel se haya ido para no tener que despedir trabajadores, lo que ocurriría en los próximos meses. Recordemos que el Ministerio de Modernización ya había planteado la posibilidad de “avanzar” con los entes autárquicos y que Elsa Barber, la actual subdirectora que dirigirá la institución a partir de agosto cuando Manguel abandone el cargo y el país, no había tenido prurito alguno en despedir 240 trabajadores a principios de 2016, cuando estuvo como directora interina. En ese momento, recordemos, Manguel había pospuesto su asunción aduciendo que tenía que dar algunos cursos con los que ya se había comprometido, pero la conjetura era la misma que ahora: que no quería ser él quien despidiera gente.


En cuanto a su gestión, algunos de los ejes –además de “despolitizar” la Biblioteca– fueron trabajar en la digitalización del acervo y adquirir manuscritos de distintos escritores, sobre todo de Borges.

Pero siempre se encontró con el mismo obstáculo: el dinero.

Dejar un comentario