viernes 16 de noviembre

Las víctimas olvidadas de Irak: los niños que quedaron huérfanos

Cuando tenía 8 años, dice Muhammad, vio cómo los combatientes del Estado Islámico (EI) sacaron a rastras a su padre de su casa en Mosul y lo mataron en la calle de un balazo.

“Lloré y grité para que lo dejaran en paz, para que se fueran de mi casa”, dijo Muhammad, ahora de 10 años. “Pero no me escucharon”.


Después de que los milicianos se llevaron a su madre, Muhammad, sus dos hermanos más pequeños y su hermana terminaron en un campamento para desplazados y, finalmente, esta primavera, en el orfanato de la ciudad.

Decenas de miles de niños iraquíes perdieron a sus padres bajo la brutalidad del Estado Islámico y las prolongadas batallas para arrebatar territorio iraquí de su dominio.

Sin embargo, a diferencia de los soldados del gobierno que pelearon estas batallas, a quienes se honra con homenajes en casi todos los pueblos, estos niños están en riesgo de ser víctimas olvidadas de la guerra. El Estado iraquí tiene pocos recursos para estas víctimas, y las devastadas comunidades del país todavía están lidiando con dificultades para reconstruir servicios básicos como atención médica o electricidad, por lo que están demasiado abrumadas como para hacerse cargo de las necesidades de los huérfanos.

“Todos hemos visto mucho sufrimiento en estos últimos años, cada uno de nosotros tiene sus propias historias de pérdida”, dijo Amal Abdullah, subdirector del orfanato de Mosul. “Pero estos niños son quienes más han sufrido. Ahora es nuestro deber tratar de darles de nuevo algo de alegría y consuelo”.

Dejar un comentario