16.6 C
Buenos Aires
martes 13 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Las «victorias» de la última dictadura argentina que resuenan hasta hoy

Argentina es un ejemplo histórico por el juzgamiento y castigo a los jerarcas de la última dictadura militar, por la búsqueda de los bebés y niños (hoy adultos de más de 40 años) secuestrados y apropiados por ellos, y por la búsqueda de los cuerpos de quienes torturaron y desaparecieron. Dos grupos de mujeres claves en la historia argentina, las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, reunidas en plena dictadura para buscar a sus hijos detenidos desaparecidos y a las niñas y niños secuestrados junto a ellos —algunos nacidos durante su cautiverio— marcaron a la sociedad argentina y al mundo el camino de la justicia. Sin embargo, a 45 años del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, hay otros caminos que Argentina aún no ha podido desandar: el de las reparaciones a aquellos cambios estructurales que instaló la dictadura y que empeoraron la vida de millones ciudadanos y ciudadanas en las últimas cuatro décadas.

La dictadura significó una bisagra clarísima en una Argentina que pasó de un período de pleno empleo antes del golpe a la actual desocupación estructural (11% según la última medición oficial), del desarrollo industrial progresivo a la desindustrialización veloz y la reprimarización de la economía, que duplicó su cantidad de pobres, empeorando además las condiciones de vida de ese sector de la sociedad. En el primer año de la dictadura, el salario real cayó 50%. Un arrebatamiento tan violento a los trabajadores y las trabajadoras no hubiera sido posible sin las armas y el terror.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)