martes 17 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

«Late Shift», una película en la que tú decides el final

Si Ingrid Bergman, al final de “Casablanca”, en lugar de subir al avión hubiera corrido a los brazos de Humphrey Bogart, nos habríamos perdido una de las línea de diálogo (“Presiento que este es el comienzo de una gran amistad”) más populares de la historia del cine. ¿Y qué hubiera ocurrido si Neo en lugar de tomar la pastilla roja que le ofrecía Morfeo en “Matrix” hubiera escogido la azul? Obviamente, nunca lo sabremos porque esas posibilidades nunca estuvieron escritas ni fueron rodadas. Pero las historias que cuentan ambas películas serían bien distintas y sus lecturas como creadoras de mitos contemporáneos mucho menos influyentes. Desde que el cine se hizo autoconsciente de su capacidad de fascinación, las ficciones han buscado la identificación de las audiencias con sus protagonistas. Tratar de contentar al público cumpliendo sus expectativas fue siempre una de las obsesiones del cine de Hollywood, sobre todo durante la época de los grandes estudios, cuando se realizaban pases previos de las películas antes del estreno y los espectadores aprobaban o desechaban los finales propuestos. Un sistema, por otro lado, que acabó chocando frontalmente con los autores, quienes pelearon -y casi siempre perdieron- para que su obra fuese respetada.

one.elpais.com  (one.elpais.com)