miércoles 20 de febrero

Lavagna candidato, la ilusión de los empresarios que huyen de Macri, CFK y Bolsonaro

Sin mirar a Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta repite por estas horas que de Cambiemos no saldrá el “Bolsonaro argentino”. El jefe de Gobierno porteño administra una realidad específica que contrasta con la de la provincia de Buenos Aires y el resto del país. Pudo verse en el último encuentro del PRO en Parque Norte, que tuvo a la ministra de la mano dura y el rencor como estrella principal. Bullrich no sólo se apropió del cierre y las ovaciones: también se destacó en el encuentro de mujeres macristas, donde el fervor de las provincias en la guerra contra los delincuentes la proyectó por encima de Carolina Stanley y Gabriela Michetti.

Con la economía como zona de pura amenaza y las denuncias de corrupción en las costas de la familia Macri, a la probeta de Jaime Durán Barba no le quedan demasiadas alternativas. Aunque no termine como candidata, Bullrich perfila como anabólico de una campaña oficialista que muestra poco como novedad.


Ante un riesgo país propio del peor populismo, datos de la recaudación en baja, inflación récord, pobreza en ascenso y un pregón creciente por no dejar atrasar otra vez el tipo de cambio, los mercados vuelven a mostrar los colmillos, sedientos de tomar ganancias antes de las presidenciales.