Lázaro Báez, en su peor momento: abandonado por sus socios y hasta por su custodio

Eran las personas de mayor confianza, conocieron el detalle de los negocios millonarios que emprendieron los últimos doce años, pero ahora no sólo dejaron Santa Cruz, sino que abandonaron sus respectivas tareas en las empresas. El entorno de Lázaro Báez se desmorona semana tras semana, mientras él permanece en el penal de Ezeiza. El apoderado del Grupo, Claudio Bustos; el presidente de Austral Construcciones, Julio Mendoza; y una de las personas considerada como “su mano derecha”, Jorge Bringas, no se comunican con la familia Báez, no atienden el teléfono. Y ante la Justicia, dos de ellos negaron cualquier responsabilidad y apuntaron contra el empresario K.

Lázaro Báez rompió primero con la familia Kirchner. Después vino el abandono más inesperado: el de sus socios y responsables de sus principales empresas.