Leales K, recién llegados y los primeros en volver, en una batalla caliente por las listas

El cierre de listas del Frente de Todos se convirtió en una de las negociaciones más calientes de las últimas elecciones. Los históricos leales, los que regresaron hace varios meses y los que se acaban de incorporar a la alianza que competirá contra Mauricio Macri piden ahora lugares en las distintas listas. Y, como un juego habitual de las discusiones finales, hasta amenazan con irse con el oponente.

Cristina Kirchner está activa. Al igual que en los cierres de las elecciones a gobernador, la candidata a vicepresidenta es quien mantiene las conversaciones con los gobernadores para acordar las listas de diputados y senadores nacionales. Hasta ahora, los jefes provinciales no tuvieron quejas ya que la mayoría de los gobernadores peronistas renuevan diputados, en donde hay más bancas para repartir. De los territorios que tienen elección de senadores solo aparecen los aliados de Chaco, Tierra del Fuego, Entre Ríos y Santiago del Estero. En los últimos dos territorios es en los que la senadora de Unidad Ciudadana más cederá. Allí gobiernan Gustavo Bordet y Gerardo Zamora. Estas conversaciones son seguidas de cerca por Alberto Fernández, quien tiene la tarea de cerrar los nombres en la Ciudad de Buenos Aires.


Además de la candidatura a jefe de Gobierno porteño por la que pelean Matías Lammens, Mariano Recalde y Victoria Donda, existen demasiadas posturas enfrentadas por la boleta de senadores nacionales y los espacios para la Legislatura porteña y las comunas. Además, a Fernando “Pino” Solanas se le vence el mandato como senador.