martes 17 de julio

Lenguaje inclusivo: ¿adentro o afuera?

Son tiempos de cambio -siempre lo son-. La intención de hacer extensiva la pluralidad genérica de la comunicación toma las herramientas de cuanta disciplina progresiva se precie de tal. Por supuesto, se debaten primero en el campo de la lingüística (la histórica, principalmente, entre enfrascamientos y reconstrucciones), la psicología evolutiva y hasta la antropología. Pero, sobre todo, la filosofía.

Los problemas filosóficos de la narrativa viven un constante enfrentamiento ontológico y hoy, con el feminismo como bandera, se intenta desentrañar el restablecimiento abstracto del lenguaje. ¿En búsqueda de justicia? Corren ríos de tinta sanguínea en busca de una comunicación más humana.


En esta nota, opinan al respecto quienes trabajan con la lengua. ¿Consideran usarla en su ficción, por ejemplo? Le preguntamos a Gabriela Cabezón Cámara, autora de La virgen cabeza y La china Iron, entre otros, por el lenguaje inclusivo y respondió: “Yo lo uso poco y nada -en estos días estaba pensando en probar en una ficción a ver qué pasaba, pero la verdad es que aun no lo he hecho, y tampoco lo uso mucho en mis otros usos de la lengua, fuera de la ficción-, pero de ninguna manera estoy en contra de ese uso. De hecho, como digo, estoy considerando tomarlo en cuenta. Me parece que la lengua es una materia política y que está bien que se la use y se la cambie de acuerdo a los objetivos de visibiización que tienen algunos sectores ahora, sobre todo los pibes, y las pibas. Les pibes”.

Dejar un comentario