lunes 8 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Leonardo Cositorto en prisión: «No soy un tirado pero tampoco es cierto que me enriquecí»

Leonardo Cositorto habla hasta por los ojos. Los abre cuando escucha, si se lo interrumpe o ante una repregunta sobre la causa de Generación Zoe, que lo tiene hace más de cien días preso. Tiene algo felinesco frente a frente, un instinto de caza latente. No baja la mirada. Nunca. Lo aprendió en sus años de venta puerta a puerta, cuando salía con su papá a vender enciclopedias por las calles de Belgrano. No se apura. Escucha. Cuando le toca volver a hablar, abre la boca y dispara.

Cositorto está acusado de estafa. En este caso, de liderar un esquema empresarial multimillonario que ofrecía a los inversores rendimientos en dólares de hasta un 55 por ciento al mes, basado en un algoritmo de trading que podía ganarle a los mercados más volátiles e impredecibles.

Bajo esa promesa logró captar el dinero de unas 82 mil personas en toda América Latina en apenas un año, según las cifras que le afirma a Clarín. En las causas que se apilan en los tribunales de todo el país aparecen damnificados que pusieron los pocos ahorros de una vida, junto a quienes soltaron hasta 2 millones de dólares sin despeinarse.

clarin.com  (www.clarin.com)