15.5 C
Buenos Aires
martes 29 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Liberalismo versus liberaludismo

Pocas veces la economía argentina transita momentos tan cruciales como los que se van a desarrollar de ahora hasta el primer trimestre del año próximo. Podríamos decir que se está en uno de esos instantes en que se cruzan los caminos y hay que tomar resoluciones fundamentales.

En la historia económica de nuestro país cada tanto hay momentos así. Podemos recordar, por caso, cuando en julio de 1988 Alfonsín y Sourrouille decidieron -para nuestra desgracia- aplicar el recordado “Plan Primavera”, obra maestra de la inconsistencia que acabó en la hiperinflación. Podríamos recordar también, para nuestro bienestar, diciembre de 1990, cuando se decidió evitar una tercera hiperinflación y aplicar la convertibilidad, que, aunque nacida “renga” por el atraso cambiario inicial aportaría estabilidad y crecimiento por varios años. O quizás -para nuestra desgracia- cuando en diciembre de 2001 se decidió aplicar el “corralito” en vez de buscar salir ordenadamente de la convertibilidad. Y también mayo de 2003 cuando se decidió, muy bien, por mantener los “superávits gemelos” evitando caer en el atraso cambiario y así crecer a tasas chinas por años. Renegociada la deuda, con inevitables decisiones que tomar para ir reduciendo el déficit fiscal dañando lo menos posible a la débil estructura productiva, hoy estamos en otro cruce de caminos como aquellos. Por eso es necesario estar alerta ante malos consejos, verdades a medias, o muchas veces falacias -incluso burradas- que se dicen en los medios y que pueden influir de manera negativa en decisiones que hay que ir tomando. Muchos de esos peligros nacen cuando la muy respetable doctrina del liberalismo pasa de una filosofía y un camino de pensamiento válido a la exageración de la berreta “liberaludez”.

ambito.com  (www.ambito.com)