miércoles 20 de febrero

Libres de derechos, clásicos del siglo XX se renuevan

Hace casi un siglo, el editor Alfred A. Knopf publicó un librito de fábulas espirituales escrito por un desconocido poeta y pintor libanés-estadounidense llamado Gibran Jalil Gibran.

Knopf tenía pocas expectativas e imprimió unos 1500 ejemplares. Para su gran sorpresa, el libro, titulado El profeta, prosperó. Se convirtió en un gran éxito y vendió más de nueve millones de ejemplares tan solo en Norteamérica.


Hasta hace unos días, la editorial que aún tiene el nombre de Knopf había conservado los derechos del título en Norteamérica. Pero eso cambió el 1 de enero, cuando El profeta se convirtió en dominio público, junto con otras obras de otros miles de artistas y escritores, que incluyen a Marcel Proust, Willa Cather, D. H. Lawrence, Agatha Christie, Joseph Conrad, Edith Wharton, P. G. Wodehouse, Rudyard Kipling, Katherine Mansfield, Robert Frost y Wallace Stevens.