lunes 18 de febrero

Libros, vinos, chocolates y collares: el ‘blanqueo’ de los regalos a funcionarios

A caballo regalado…hay que inventariarlo. Al menos si el que lo recibe es un funcionario público. En noviembre, Mauricio Macri sancionó el decreto 1179, reglamentando el artículo 18 de la Ley de Ética Pública (25.188) para crear el primer Registro de Obsequios y Viajes. Por usos y costumbres diplomáticas, los presidentes, ministros y secretarios suelen intercambiar bienes con sus pares. El gobierno de Cambiemos prohibió a los miembros del Ejecutivo quedarse con los que cuesten más de 4 módulos (cada uno equivale $ 1000), por lo que deberían ser incorporados al patrimonio del Estado. Los de menor valor, si bien pueden atesorarlos, están obligados a anotarlos en el listado online. Y también quién se los entregó.

Libros, vinos, cuadernos anillados, dulces de leche, platos, collares de piedras, cajas de chocolates y hasta entradas para un show de Elena Rogers son los primeros obsequios que aparecen en el flamante registro. La carga viene lenta. Elaborado el sitio por el Ministerio de Modernización de Andrés Ibarra, hace una semana es accesible a través de la web de la Oficina Anticorrupción (OA), luego de que Laura Alonso redactara la reglamentación.