¿Limitar el azúcar a los pobres? El debate en torno a donar dulces y procesados a los bancos de alimentos

Cada año, la Federación de Bancos de Alimentos de España organiza la «gran recogida», una campaña donde se pide directamente la colaboración de los ciudadanos que acuden a los supermercados. Aunque cada banco puede realizar una petición concreta en función de sus propios excedentes o carencias, lo habitual es que soliciten productos no perecederos como azúcar, pasta o leche. Sin embargo, lo que hasta ahora había sido una acción solidaria sin más ha despertado el lado más crítico de algunos usuarios en redes sociales. En plena época de Yuka o del movimiento «real food» de Carlos Ríos, en Twitter hay quienes consideran una irresponsabilidad donar azúcar y ultraprocesados a estas organizaciones.

Hace un par de días, la Federación Española de Bancos de Alimentos agradecía a través de Twitter los más de 3.000 euros que habían donado desde la compañía de aguas de Córdoba. La empresa municipal entregó 2.000 kg de azúcar, 498 botes de cacao y 1.100 paquetes de galletas al banco de alimentos de la ciudad andaluza. A raíz de esta publicación, varios usuarios comenzaron a criticar las donaciones calificándolas de irresponsables para la salud. De ahí que en mitad de este mismo hilo, la tuitera y nutricionista, Laura Saavedra, compartiese una infografía con alternativas saludables más variadas que el tándem azúcar y leche. Y, claro, la división de opiniones se polarizó todavía más.