martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Llegar o no llegar

Todo, o casi todo, se explica por la urgencia.

Ya de regreso en Buenos Aires, Alberto Fernández podrá sentirse la estrella de una Cumbre de las Américas que nació devaluada. Con su discurso de 11 minutos ante la mirada atenta de Joe Biden, el presidente argentino recibió en Los Ángeles muchos más saludos y felicitaciones de los que recibe por los servicios que presta en su país. Si, como dijo Fernández, el silencio de los ausentes interpeló a los que acudieron al llamado de Estados Unidos, la negativa de Andrés Manuel López Obrador -el íntimo crítico de Biden- a cruzar la frontera y el viraje de un Nicolás Maduro que ahora lo elogia proyectaron a Fernández al lugar de líder por default y le sirvieron al propio Biden para mostrar algún nivel de interlocución con la región.

Alberto hubiera podido ser tal vez un buen canciller. Pero Cristina Fernández necesitaba un candidato para ganar la elección y lo eligió para eso. Antes de viajar a California, el presidente habló con la mayor parte de los mandatarios de América Latina para sondear posiciones y asumir una postura representativa como titular de la CELAC. No cualquiera, repiten a su lado, puede hacerlo. Lo mismo hizo con Christopher Dood, el asesor especial y gran amigo personal que, como contó LPO, lo visitó el mes pasado durante tres horas en la residencia de Olivos.

lapoliticaonline.com  (www.lapoliticaonline.com)