lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Lorenzo Senni: “La música electrónica puede ser política”

“Pero, ¿cuándo llega el subidón?” es la pregunta más repetida en los comentarios en vídeos de YouTube o sesiones de SoundCloud de EDM y electrónica bailable. Como si toda la música de club tuviera que adaptarse a ese modelo de los dientes de sierra con subidas y bajadas constantes. Lorenzo Senni, productor y músico electrónico italiano, fue batería punk antes de revolucionar el trance eliminando estas pendientes vertiginosas. Retrasando el clímax hasta que la ansiedad inunda la pista de baile o anclándose en una cresta infinita de intensidad imposible, Senni nunca deja indiferente.

Como un investigador doctoral que va a las raves a tomar apuntes, el italiano ha diseccionado la electrónica, ha jugando a deconstruirla, ha racionalizado el hedonismo de la pista de baile en una improbable intersección entre la cultura rave y la vanguardia experimental en una propuesta demasiado sesuda para el que solo vino a bailar y demasiado bailable para el que quiere un profundo ejercicio intelectual. La música de Senni busca descolocar y volvió a conseguirlo en la última sesión de la edición de este año del festival Curtocircuito en Santiago de Compostela, donde, una vez más, no dejó a nadie indiferente. La confrontación es un ejercicio político que el músico electrónico busca constantemente. Hablamos con él justo después de su prueba de sonido, antes de que se enfunde su eterna bomber negra heredera de esa adolescencia en la que combinaba el punk y el hardcore. Poco después de empezar la sesión se la volverá a quitar para bailar poseído por su trance despojado de percusión pero lleno del tartamudeo sincopado del sintetizador.

retinatendencias.com  (retinatendencias.com)