lunes 10 de diciembre

Los 400 millones de dólares que perdió Sean Connery por no interpretar a Gandalf

A Bette Davis no le interesó ser Escarlata O’Hara en Lo que el viento se llevó. Gary Cooper ignoró la oferta para ser Rhett Butler en Lo que el viento se llevó y a Cary Grant le daba perece interpretar a James Bond pese a que el creador del personaje, Ian Fleming, había deslizado más de una vez que era el candidato ideal. En Hollywood, una mala decisión a la hora de elegir un papel puede marcar una carrera para siempre. Y si no, que se lo digan al pobre Burt Reynolds, el mismo que tras su reciente fallecimiento ha sido más recordado por algunos por los papeles que rechazó que por los que protagonizó. Aunque la lista de malas decisiones es más larga que el Paseo de la Fama de Los Ángeles, en METRÓPOLI hemos recopilado algunos de los errores más sangrantes cometidos por los actores y actrices de la Meca del Cine.


Dejar un comentario