Los argentinos del Titanic: un joven heroico y la bahiense que no podía ser derrotada por el mar

En una enorme mayoría de los grandes eventos de los últimos 150 años hay un argentino involucrado. Debe reconocerse que no siempre por las mejores razones. En el naufragio del Titanic, el arquetipo del desastre, hubo dos. Tuvieron distinta suerte.

El Titanic probablemente sea el barco de mayor fama de la historia. Tardó tres años en construirse. Y sólo navegó cuatro días. Después, la catástrofe.


Llevaba a bordo 2223 personas. Sólo se salvaron 705. El resto terminó en el fondo del mar. El viaje desde Southampton a Nueva York prometía ser histórico. Lo fue pero por motivo del horror. Magnates, empresarios, políticos y otros influyentes y adinerados personajes ocupaban la primera clase. Pero en el resto del barco iban familias enteras que no conocían el turismo ni el confort, que pretendían llegar hasta Estados Unidos para empezar una nueva vida y dejar atrás el dolor.