lunes 24 de septiembre

Los bancos vigilan cada uno de tus clics

Cuando estás navegando un sitio web y de repente parece desaparecer el cursor es posible que se deba a un problema técnico… o a una prueba deliberada para averiguar quién eres.

La manera en la que das clic, deslizas tu dedo en una pantalla de teléfono celular o presionas un teclado es tan única como tus huellas dactilares o tus facciones. Así que para combatir el fraude, cada vez más bancos y comerciantes han recurrido a rastrear los movimientos físicos de los visitantes de sus aplicaciones y sitios web.


Algunos utilizan esta tecnología solamente para prevenir ataques automatizados o transacciones sospechosas, pero algunos han ido más allá al recopilar millones de perfiles con los cuales identificar a sus clientes según cómo tocan o mueven sus aparatos.

Esta recolección se da de manera invisible para quienes son rastreados. Por medio de sensores en el celular o con código en los sitios web, las empresas recogen los llamados “datos biométricos de conducta”.

Para aquellos expertos en seguridad, esta tecnología es una salvaguardia importante, pues los ciberataques y las filtraciones ocurren a diario. Los ciberladrones han conseguido millones de contraseñas y otra información personal confidencial que puede ser usada para robar de las cuentas bancarias o de cierta empresa o para abrir nuevas cuentas fraudulentas.

Dejar un comentario