Los británicos están descubriendo quién puede ser uno de los más perjudicados por el Brexit: sus mascotas

“Si puedes, empieza a llenar tu despensa, especialmente con cosas como comida de animales y medicinas (hasta el paracetamol) y empieza a pensar qué podrías necesitar en caso de que desconecten la luz o Internet. Prepárate para lo peor y reza para que esto no ocurra”. No es el comentario de un aficionado al supervivencialismo o un paranoico antigubernamental, es el ruego en Twitter de una trabajadora de Edimburgo ante la noticia de que dos de los cuatro carriles de una de las autopistas más importantes del país se van a cortar para reservarlos como aparcamiento de camiones ante la inminente desconexión con la UE.

A 46 días del No Deal, Gran Bretaña está entrando en modo supervivencia. Y esto también podría poner en riesgo la vida de al menos 28 millones de criaturas en los que no se había pensado hasta ahora: los gatos y perros que viven como mascotas dentro del país.