7.1 C
Buenos Aires
lunes 2 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Los cabos sueltos del «caso Epstein», un año después de su muerte

El cuerpo de Jeffrey Epstein está enterrado bajo una lápida sin nombre. El hecho sirve para retratar cómo las pistas conviven con los interrogantes en esta trama sexual que sacudió a la élite neoyorquina y que está lejos de atar los cabos sueltos. Ni siquiera existe consenso sobre si el pasado 10 de agosto el pedófilo se suicidó en su celda del Centro Correccional Metropolitano del sur de Manhattan o lo mataron. La autopsia oficial sostiene lo primero, pero expertos forenses han defendido que el tipo de fracturas en su cuello indica lo segundo. En cualquiera de los dos escenarios, el desenlace le arrebató la posibilidad a las decenas de presuntas víctimas de ver actuar a la justicia. El acusado de tráfico sexual de menores y conspiración se enfrentaba a 45 años de cárcel.

A un año de la muerte del poderoso hombre que se llevó sus secretos a la tumba, los ojos están puestos en Ghislaine Maxwell. La exnovia de Epstein y supuesta responsable de gestionar el entramado de abuso del millonario con menores de edad está en prisión sin fianza a la espera de un juicio fijado para mediados de julio de 2021. Después de meses viviendo oculta, Maxwell fue encontrada y detenida el pasado 2 de julio en una mansión de New Hampshire. Está acusada de incitación a menores para participar en actos sexuales, transporte de menores con finalidades de acto sexual, conspiración y perjurio durante un interrogatorio al que fue sometida durante la pesquisa contra el reputado gestor de fondos en 2016.

elpais.com  (elpais.com)