domingo 2 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Los chicos consumen en el recreo unas 6 mil calorías extra por mes

Un jugo y un alfajor es una de las elecciones más frecuentes que hacen los chicos para comer durante el recreo. Analizado desde el punto de vista de las calorías ingeridas, este “combo” equivale a 350 kcal. Si se multiplica por los cinco días de la semana asciende a 1.750 kcal y al mes serán 7 mil kcal. La cifra crece aún más si se suman algunos caramelos (140 kcal entre 8 a 10 unidades) o un paquete chico de papas fritas (35 gramos 140 kcal). Según el último estudio realizado por el Centro Médico Fundación DAAT, la mala ingesta de alimentos en los recreos genera que los niños consuman en promedio casi 6 mil calorías de más por mes.

Este ejemplo demuestra que la transformación de un kiosco tradicional a uno saludable incide directamente en la problemática de la obesidad y sobrepeso en la población infantil. “A mi hijo le encantan las golosinas, los chupetines y todo lo que tenga azúcar. Como en la escuela no puedo controlar lo que come, hablé con el kiosquero para que no le venda nada dulce”, confiesa Andrea Sequeira, que se preocupa por el exceso de peso de su hijo Tomás, de 6 años.

Si bien desde 2008 está vigente la Ley 26.396 que contempla en el artículo 9 la promoción de un ambiente escolar más sano a partir de la implementación de kioscos saludables, sólo en algunos establecimientos pueden encontrarse (ver aparte).

perfil.com  (www.perfil.com)