Los consejos de Durán Barba a Macri: el consultor estrella del PRO volverá a ser clave

“No le podemos ganar a una viuda”, concluyó Jaime Durán Barba. Mauricio Macri, que escuchaba desde el exterior a través de una videoconferencia, le preguntó a Marcos Peña si opinaba como su consultor estrella. El entonces secretario General del Gobierno porteño asintió. “No sirve para posicionarte”, asintieron el ecuatoriano y el funcionario.

Recién asomaban los primeros meses del 2011. Peña, Durán Barba y un puñado de socios y colaboradores se habían reunido en el departamento propiedad del ecuatoriano sobre la avenida Alvear, en una de las zonas más caras de la ciudad de Buenos Aires, para analizar encuestas y estudios cualitativos que el consultor había mandado a realizar para definir si el jefe de Gobierno se postulaba a la Presidencia o si, como al final sucedería, buscaría ser reelecto para otro mandato en territorio porteño.


Macri no agregó mucho más. Cristina Kirchner había enviudado un par de meses atrás, y su figura se había vuelto a revalorizar. En octubre ganaría con el 54% de los votos.

El lunes, Jaime Durán Barba dejó Casa Rosada cinco minutos después de las 6 de la tarde junto a su socio Santiago Nieto. Se reunieron un buen rato en la oficina del jefe de Gabinete. Este martes, el consultor volvió a Olivos durante el feriado por varias horas. También visitaron la quinta presidencial algunos de los principales dirigentes de la cúpula macrista.