3.7 C
Buenos Aires
jueves 29 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Los deportes solían liderar el progreso social. Carl Nassib muestra que ahora es al revés.

Cuando en 1975 los escritores de la revista The Advocate comenzaron a hurgar en las Grandes Ligas de Beisbol para ver si encontraban alguna historia de “jugadores que llevaran estilos de vida homosexual” durante los primeros años del movimiento de liberación gay, rápidamente recibieron una advertencia del personal de los Twins de Minnesota: los escritores, por su bien, deberían dejar de “intentar expandir su perversión en una zona de virilidad absoluta”.

¿Ha cambiado mucho el mundo deportivo en las cuatro décadas y media que han pasado desde entonces? Al ver el video que el ala defensiva de los Raiders de Las Vegas, Carl Nassib, publicó el lunes 21 junio en su Instagram, ciertamente pensarías que sí. “¿Qué hay, gente?”, dice Nassib a la cámara. “Estoy en mi casa en West Chester, Pensilvania. Solo quería tomarme un breve momento para decir que soy gay”.

Nada de fintas o jugadas de engaño, simplemente un “soy gay”.

Sin embargo, esta salida del clóset en forma de sencillo gol de campo deja en evidencia un hecho insólito: Nassib es el primer jugador activo de la NFL, en toda la historia, en declararse gay. Si hizo su histórico anuncio de forma casual, no es porque el futbol americano haya cambiado, sino porque el mundo lo hizo. Cuenta la leyenda que en algún momento el mundo deportivo ayudó a abrir el camino para la integración racial; ahora, en lo que respecta a la sexualidad, es el resto de la sociedad quien trae a rastras a los deportes.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)