lunes 18 de febrero

Los desencantados de Trump

Cuando en otoño Helen Beristain, residente en el pueblo de Granger, en Indiana, votó por Donald Trump, no se le ocurrió pensar que, como parte de la política de “mano dura” con la inmigración ilegal, su candidato iba a deportar, precisamente, a su marido.

Hoy, Roberto Beristain, casado con Helen, con la que ha tenido 3 hijos, propietario del Eddie’s Steak Shed, que no sólo es uno de los restaurantes más populares de Granger, sino que encima genera 20 empleos, y considerado por el alcalde como “uno de nuestros residentes modélicos”, está en la cárcel de Kenosha, en Wisconsin, a 270 kilómetros de casa. El viernes será enviado a un centro de detención de indocumentados en Nueva Orleans, a 1.700 kilómetros. Y, de allí, en dos semanas, a México.