lunes 10 de diciembre

Los echados del Gobierno también se borran de las redes sociales

El día que pisó por última vez el Banco Central, Federico Sturzenegger agradeció a los empleados, hizo un balance de su gestión y le deseó suerte a su sucesor. Con cinco tuits, pegó el portazo el 15 de junio y desapareció. Sus 163 mil seguidores no supieron nada de él hasta hace una semana. Cinco meses tardó en masticar la bronca de su salida y reaparecer hablando de Economía para la academia, premiado y reconstruido.

No todos los echados de la gestión Cambiemos lograron volver a Twitter tras la expulsión. La tesorera del PRO que María Eugenia Vidal despidió por el escándalo de los aportantes truchos era una tuitera activa. Pero desde que fue desplazada de su cargo de contadora de la Provincia, María Fernanda Inza abandonó a sus seguidores y dejó de responder con tuits las consignas de radio de FM 100, donde escucha todas las mañanas a su amiga Lizy Tagliani.


El 18 de julio pasado, Inza se despertó temprano para dar RT a todos mensajes oficiales sobre el aniversario del atentado a la AMIA, publicó también en Facebook y nunca más volvió. Ese mismo día, Vidal la echó públicamente en una conferencia de prensa, a cinco días de haberla designado y después de que la propia Inza agradeciera decenas de mensajes de felicitaciones, con ramos de flores incluidos.

Dejar un comentario