Los gobernadores le cerraron a Macri la canilla de la gobernabilidad

Con la suerte de las elecciones ya prácticamente echada y cuando quedan poco menos de cuatro meses para el traspaso de mando, el diálogo amable entre el gobierno nacional y los gobernadores opositores llegó a su fin. Furiosos con el paquete de medidas económicas que impulsa el presidente Mauricio Macri y que compromete recursos de los distritos, mandatarios de 19 provincias, con amplia mayoría peronista, se unieron en un mismo reclamo y amenazaron con ir en masa a reclamar ante la Corte Suprema, convencidos de que la Casa Rosada los castigó por el resultado de las elecciones.

“Nunca nos pusimos de acuerdo tan rápido. O actuamos o nos llevan puestos, esto es demencial”, sintetizó un mandatario peronista al salir del edificio del Consejo Federal de Inversiones (CFI), donde los representantes de las provincias suelen reunirse para discutir temas que afectan al conjunto. El encuentro duró poco más de dos horas y terminó con la emisión de un durísimo documento que firmaron 17 gobernadores, un vicegobernador y un ministro de Hacienda, en el que le exigieron al Poder Ejecutivo que instrumente “las compensaciones financieras correspondientes” a la afectación de recursos provinciales bajo amenaza de “buscar amparo judicial” para “defender los intereses” de los distritos.