domingo 28 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Los homeless, la paradoja inexplicable de una Nueva York más rica que nunca

Todos los días, tres veces por día, las puertas de la Misión Bowery se abren para ofrecer una comida a los habitantes más vulnerables de Nueva York, los «sin techo». Algunos, no todos, pasarán allí la noche. Este febrero, el tercero entre los más fríos de la historia en los registros de la ciudad, ha habido mucha más gente.

«Nunca dejamos afuera nadie. Siempre hacemos lugar», dice James Winans, jefe de Desarrollo de la Misión Bowery, el albergue más famoso de la ciudad, ubicado en la avenida Bowery, entre Chinatown y Nolita, pegado a uno de los rincones más coquetos de Manhattan.

Los homeless dejan al descubierto una de las grandes paradojas de Nueva York: nunca ha habido tanta riqueza en una de las ciudades más ricas del mundo y la alcaldía tuvo tanto dinero para torcer su realidad, y nunca, desde la Gran Depresión, los homeless han sido un problema tan acuciante. Cada noche, poco más de 60.000 personas se las arreglan para dormir en albergues o en la calle. Casi la mitad son chicos.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)